Por las intenciones privadas de Raydiris y Franco